CORRER

CORRER

-5%
16,25 €
15,44 €
IVA incluido
En stock
Editorial:
ANAGRAMA
Año de edición:
Materia
Literatura anglosajona
ISBN:
978-84-339-7540-9
Páginas:
144
Encuadernación:
RUSTICA
Colección:
VARIAS
-5%
16,25 €
15,44 €
IVA incluido
En stock

En los Juegos Interaliados de Berlín, en 1946, al ver de¡trás del cartel de Checoslovaquia a un solo atleta desma¡ñado, todo el mundo se ríe. Pero después, cuando en los cinco mil metros acelera sin parar y cruza la meta en so¡litario, los espectadores estallan en un clamor. El nom¡bre de ese chico que siempre sonríe: Emil Zátopek. En pocos años y dos Olimpiadas, Emil se convierte en inven¡cible. Nadie puede pararlo: ni siquiera el régimen che¡coslovaco, que le espía, limita sus traslados y distorsiona sus declaraciones. Emil corre contra su decadencia, y sonríe. Incluso en las minas de uranio adonde lo destie¡rran porque ha apoyado a Dubcek. Ni siquiera Moscú puede pararlo. La nueva novela de Echenoz atraviesa cuarenta años de un destino excepcional y sin embargo misteriosamente parecido al nuestro. Y nos regala una escritura encrespada de esa impagable ironía que para Echenoz es sólo un pudoroso afecto. ½Un swing en la escritura digno de los más grandes li¡bros de Echenoz+ (Baptiste Liger, Lire); ½Nada es inven¡tado. Pero no nos hallamos ante una biografía. Se trata, pura y simplemente, de una novela, vibrante, elíptica, irónica+ (Nathalie Crom, Télérama).

En los Juegos Interaliados de Berlín, en 1946, al ver de­trás del cartel de Checoslovaquia a un solo atleta desma­ñado, todo el mundo se ríe. Pero después, cuando en los cinco mil metros acelera sin parar y cruza la meta en so­litario, los espectadores estallan en un clamor. El nom­bre de ese chico que siempre sonríe: Emil Zátopek. En pocos años y dos Olimpiadas, Emil se convierte en inven­cible. Nadie puede pararlo: ni siquiera el régimen che­coslovaco, que le espía, limita sus traslados y distorsiona sus declaraciones. Emil corre contra su decadencia, y sonríe. Incluso en las minas de uranio adonde lo destie­rran porque ha apoyado a Dubcek. Ni siquiera Moscú puede pararlo. La nueva novela de Echenoz atraviesa cuarenta años de un destino excepcional y sin embargo misteriosamente parecido al nuestro. Y nos regala una escritura encrespada de esa impagable ironía que para Echenoz es sólo un pudoroso afecto.

Otros libros del autor